«Todo por Derecha», primera parte

Este profesional es integrante de -CIFTT (Centro de Investigación Forense y Tecnología del Tránsito) – y mi intención es a través de estos artículos, promover los comportamientos seguros en las calles y rutas de la provincia como de nuestra Nación.

Las prioridades de paso son una de las problemáticas que más se me consulta, no sólo por mis vecinos, sino también profesionales y compañías de seguro. Una situación que tiene varias lecturas y necesita una solución con urgencia.

Una de las principales cuestiones que complotan contra el orden en el tránsito es la creencia de que las normas de circulación están dentro del sentido común de las personas y que la prioridad de paso es simplemente una regla de buenos modales y educación, respecto al prójimo. Esta situación genera que muchos conductores cedan el paso ante un toque de bocina instantáneamente de la mano por la que circulan o bien, un gesto o un saludo sean suficiente para entender quién deberá pasar primero.

Si bien estos ejemplos parecen adecuadas formas de comportamiento, es realmente absurdo de plantear la complejidad del tránsito actual. Mucho menos en nuestra ciudad San Carlos de Bariloche. Aun así, muchas personas siguen esperando un gesto del otro conductor o peatón que los habilite a realizar una maniobra sin frenar o directamente paran a cero para luego, mediante un cabeceo, indicar que pueden pasar.

Si todas las personas se entendieran perfectamente a través de los gestos o actitudes para fijar la prioridad de paso, esto obligaría a frenar los vehículos en todas las esquinas, lo cual haría más lenta la circulación vehicular. Además, el conductor debería estar atento a muchas más cosas de las que son posibles de percibir desde un vehículo en movimiento ya que tendría que realizar mayores chequeos de lo necesario antes de encarar un cruce. Aun así, en cientos de ciudades y localidades de nuestro país, la prioridad de paso parece ser un tema que sólo se plantea cuando es necesario definir una responsabilidad ante un choque.

De un estudio efectuado por este profesional, en la localidad de Concepción del Uruguay provincia de Entre Ríos, se concluyó que más del 81% de los conductores no respetaban la prioridad de paso en una de las rotondas de mayor concurrencia; el 19% restante no podía entender si la acción de frenar o ceder el paso estaría ligado a una norma o a la situación de conflicto que momentáneamente se genera sobre el cruce, dado que ese mismo conductor en la siguiente encrucijada, tiene un comportamiento absolutamente distinto al que se había observado previamente.-

Transitar por avenidas no da ninguna prioridad de avance por sobre el cruce de las calles transversales.

Los peatones son actores sociales más difíciles a la hora de inculcarles el respeto por las normas referida a la prioridad de paso. Parece que muchos sienten que las normas de circulación les son ajenas, desconociendo que la ley afirma que la prioridad de paso del peatón es absoluta, en la medida que cruce por lugares permitidos o respetando la indicación del semáforo. “Los peatones que cruzan lícitamente la calzada, la senda peatonal o en zona peligrosa señalizada como tal: debiendo el conductor detener el vehículo si pone en peligro al peatón”. –

Otro estudio realizado por quien suscribe, referido a peatones da cuenta que un 34% de los mismos no respeta los semáforos peatonales, mientras que un 27% cruza por lugares indebidos, lo cual hace que pierda esa prioridad y cambie una regla de circulación que está perfectamente establecida.


Continuará


Lo último

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Seguí viendo