Un nuevo y violento femicidio sacude al país

A veces creemos que no podremos sorprendernos más de la carga de violencia reinante en la sociedad. En particular, la violencia ejercida contra la violencia. Más aún si tenemos en cuenta que la mayoría de los femicidios son ejecutados por conocidos de las víctimas. Hoy conocimos que en Campana, a María Alejandra Abbondanza la mataron a golpes, la descuartizaron y carbonizaron sus restos en la parrilla de la casa donde se la vio con vida por última vez. Un horror sin fin, otro caso que nos hace preguntar qué estamos haciendo como sociedad para evitarlo.

El femicidio

El viernes por la tarde, María Alejandra salió a pasear a su perro y nunca volvió. Su hija de 15 años, con quien vivía, alertó a familiares y a la policía cuando calló la noche, que inmediatamente comenzó la búsqueda. El final de la vida, la víctima lo encontró a poca distancia de su casa. En la misma cuadra, entró a  la casa de Agustín Leonel Chiminelli, con quién había tenido una relación.

La investigación

Los primeros pasos de la investigación fueron, entre otros, la búsqueda de las imágenes de cámaras de seguridad de la zona. Rápidamente la policía pudo ver que la víctima entró en una casa cercana, pero nunca salió. Sí vieron salir a su perro. Además de varias entradas y salidas de Chiminelli de su vivienda. Pero además de las imágenes de las cámaras, los rastrillajes policiales en la zona arrojaron otras pistas: en un tacho de basura de la cuadra se encontró, dentro de una bolsa, una mancuerna y una toalla ensangrentadas. En un baldío a pocas cuadras, ropa de la mujer y la correa del perro. Todo esto derivó en el allanamiento de la vivienda que comenzó a develar el horror. Los restos carbonizados del cuerpo de María Alejandra, se encontraban carbonizados en la parrilla familiar.

Por el hecho hay tres detenidos, justamente los ocupantes de esa vivienda: Agustín Leonel Chiminelli (24 años), acusado de ser el autor del femicidio, y sus padres, Carlos Rubén Chiminelli (69) y Liliana Esther Sánchez (64).

La reacción

El estupor no impidió que los habitantes de Campana salieran a las calles a pedir justicia.

Por su parte, el Municipio de Campana emitió un comunicado en el que notificó que, “ante el aberrante crimen de María Alejandra Abbondanza que conmociona a toda nuestra comunidad, se decreta dos días de luto en acompañamiento a su familia y allegados”.

Pueden encontrar más notas NACIONALES en #Diario10 siguiendo ESTE ENLACE

Comentarios