«Mob»

Escrito por Shivani Rodriguez. Taller de Creatividad Literaria conducido por Norberto Landeyro. Para participar pueden contactarse a [email protected]

Lucía, con 25 años, tuvo mucho éxito como escritora de cuentos para niños y acababa de mudarse a un departamento céntrico, dejando a sus padres en la vieja casita del campo.

En una repisa entre las fotos de sus padres, colocó a Mob y recordó el momento en que su imaginación lo creó.

Mucho tiempo atrás, después del almuerzo fue a lavarse las manos pegoteadas de postre y se encontró con Mob. Absorta en su mundo se fue a jugar toda la tarde al patio; sus padres siempre admiraron la capacidad que tenía para entretenerse sola.
-¡Lucía! ¡Vení a bañarte! –repetía Leticia, su madre.

-¡A esconderse Mob! ¡Otra vez nos llama la foca del lago verde! -decía Lucía, agachada detrás de la leña amontonada en el patio.
Leticia, de cuerpo rellenito y muy buen humor, no dudó en asumir su papel en el juego de la niña. Además, tenía gran curiosidad por descubrir quién era Mob.

Con voz grave, de foca, arrastró los pies hacia el escondite entre las leñas diciendo:
-Lucía, donde estará Lucia, cuando la encuentre, la atraparé y la llevaré al lago verde donde conocerá la espuma de las sirenas.
-¡No mamá! Las sirenas no hacen espuma, esos son los pulpos y nosotros no queremos bañarnos por que Mob se va a morir.
-¿Quién es Mob? –preguntó Leticia – y los pulpos no hacen espuma, largan tinta- agregó.
-Tinta que se hace espuma, como el jabón líquido que pones en la bañera -respondió triunfante Lucía.
-¡Yo no soy tu mamá! Soy la foca del lago, verde y vengo a llevarte conmigo al lugar donde las sirenas hacen espuma con la tinta que largan los pulpos, -concluyó Leticia alzando la niña en brazos y llevándola hasta el agua.
-¡No, no¡ ¡Cuidado con Mob! –gritó Lucía escondiendo en su remera el jabón amarillo del lavatorio al que le puso dos semillas de ojitos, una nariz de palito y una boca hecha con un hilo de su remera.
-¡Lo dejaremos acá mientras te bañas! -se impuso Leticia dejando el papel de foca y asumiendo el de madre, y colocó a Mob cuidadosamente en una repisa alta junto a la bañera, entre dos toallas.
-¡Mob! -pensó Lucía, volviendo de sus recuerdos, -nuca dejes de susurrarme tus increíbles historias.

Por: Shivani Rodriguez

 

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)