Chile rechaza ampliamente la propuesta de nueva Constitución

Según datos del Servicio Electoral (Servel) -hasta las 20.07 horas- y con un 88,08% de las mesas escrutadas a nivel nacional por un 62% se imponía esa opción, mientras que un 38% lo hizo por el Apruebo. Hubo una histórica participación de más de 12 millones de personas.

Chile decidió este domingo rechazar ampliamente la propuesta de una nueva Constitución. Foto: CNN

Este domingo 4 de septiembre la ciudadanía acudió en masa a las urnas -en la primera elección con voto obligatorio desde 2012- para decidir sobre la propuesta de una nueva Constitución emanada por la Convención Constitucional. Finalmente, los chilenos decidieron rechazar la propuesta que durante un año trabajó el órgano.

Según datos del Servicio Electoral (Servel) -hasta las 20.07 horas- y con un 88,08% de las mesas escrutadas a nivel nacional por un 62% se imponía esa opción, mientras que un 38% lo hizo por el Apruebo. Más de 11 millones 200 mil personas habían participado del proceso.

La jornada fue larga y estuvo marcada por una gran participación ciudadana. Desde temprano las personas comenzaron a acudir a sus locales de votación, incluso algunas llegaron antes de la apertura de mesas, esto debido al cambio de horario que inicialmente iba a ser este sábado, pero que se aplazó una semana.

El gobierno evaluó positivamente la jornada, tanto en la participación, como en el transporte público y el funcionamiento de las instituciones involucradas durante el proceso.

BORIC, QUE DEFENDÍA EL «APRUEBO», CONVOCÓ PARA ESTE LUNES A TODOS LOS PARTIDOS PARA DAR CONTINUIDAD AL «PROCESO CONSTITUYENTE».

Por su parte, el Presidente Gabriel Boric, luego de emitir su voto en Magallanes, reiteró su llamado a que cualquiera fuese el resultado de la consulta, iba a convocar a una “amplia unidad nacional”.

El Presidente Gabriel Boric, al emitir su voto en Magallanes.

“Puedo garantizar de que nuestra voluntad y nuestra acción, independiente de cual sea el resultado, será convocar a una amplia unidad nacional de todos los sectores, de las organizaciones, de la sociedad civil de los partidos políticos”, indicó.

Aproximadamente 30 minutos después del cierre de mesas se conoció, además, que el Presidente Boric convocó a todos los partidos a una reunión para este lunes en La Moneda con objeto de dar “continuidad al proceso constituyente”.

Las primeras alarmas en el Apruebo se prendieron a eso de las 19.35 cuando el senador del PS, Fidel Espinoza escribió en Twitter una crítica a la convención junto a una foto de una mesa donde ganaba el Rechazo: “Háganse responsables los señores convencionales de esta debacle”, indicó. En tanto, a esa misma hora, en la derecha ya comenzaban a preparar las cosas para celebrar el resultado electoral.

A las 20.00 otro personero del oficialismo se sumó a reconocer la derrota. El senador PPD, Jaime Quintana aseguró que “la ciudadanía se está manifestando de forma categórica: Propuesta de nueva Constitución no logró convencer a la mayoría de Chile”.

De esta manera, seguirá rigiendo en el país la Constitución que se estableció en 1980 durante el régimen de Augusto Pinochet y que durante 4 décadas ha estado vigente, a pesar de que fue reformada en numerosas ocasiones durante la democracia.

El Rechazo fue apoyado desde el principio por los partidos de oposición a Boric, sin embargo, las colectividades de Chile Vamos y Republicanos resolvieron mantenerse en una segunda, como quedó graficado en la franja televisiva -espacio que fue cedido a las organizaciones de la sociedad civil- y en los actos de cierre de campaña.

CON EL TRIUNFO DEL «RECHAZO», LA CONSTITUCIÓN DE 1980, ESCRITA DURANTE LA DICTADURA DE AUGUSTO PINOCHET Y REFORMADA DE FORMA PARCIAL EN DEMOCRACIA, SEGUIRÁ VIGENTE PESE A QUE CASI EL 80% VOTÓ POR SU REEMPLAZO. 

Figuras importantes del sector, como el expresidente Sebastián Piñera y el excandidato presidencial José Antonio Kast, prácticamente mantuvieron silencio.

Sin embargo, el consenso general es que la actual Carta Magna -pese al triunfo del Rechazo- debiera continuar un proceso por cambiar la Constitución de todos modos. Así al menos lo transmitieron durante las últimas semanas colectividades de oficialismo y oposición.

De hecho, el propio Presidente lo dejó en claro previo a los comicios: “Si es que gana el Rechazo vamos a tener que enfrentar un nuevo proceso constituyente, una nueva Convención, eso va a tomar por cierto más tiempo, pero el pueblo de Chile ya se definió por tener una nueva Constitución”, aseguró el pasado 20 de agosto.

La declaración del Mandatario reflejó el cambio en la postura que el gobierno adoptó desde que se entregó la propuesta de nueva Carta Magna hasta el día del plebiscito.

Esto se tradujo en una serie de diálogos con diversos sectores para buscar alternativas frente al triunfo del Rechazo. En los últimos días diversos personeros del Ejecutivo dejaron en claro que el resultado de esta jornada “se respetaba” aunque la diferencia fuese de “un voto”.

Adherentes al rechazo celebran el triunfo en Puerto Montt , durante el Plebiscito para una nueva constitución.

Sin embargo, el rol previo que venía adoptando el gobierno en torno a tomar más riesgos respecto a la opción Apruebo de cara al plebiscito había generado una serie de recriminaciones y cuestionamientos a la administración del frenteamplista.

Un año, diez meses y 8 días pasaron desde que los chilenos, en el plebiscito de entrada del 25 de octubre de 2020, decidieron por amplia mayoría (78,31% versus un 21,69%) cambiar la Constitución de 1980 y se diera el inicio al proceso para la redacción de una nueva Carta Magna a través de una Convención Constitucional que fue respaldada por 79,18% de quienes votaron esa jornada.
Fuente: La Tercera (cl)
Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)