Zitkála-Šá, de la tribu Sioux al mundo

“No temo a ningún hombre. A veces pienso que ni siquiera le temo a Dios”

Esta extraordinaria mujer fue escritora, editora, traductora, música, educadora y activista política, nacida en la tribu de los Sioux en la reserva de Yankton, en Dakota del Sur, Estados Unidos de Norteamérica. Es famosa no solamente por sus escritos sino también por su trabajo como luchadora por los derechos de sus hermanos indígenas, creando un vínculo vital entre las culturas orales de los pueblos originarios estadounidenses y los “civilizadores” alfabetizados. Estaba dividida entre sus raíces mestizas y luchó denodadamente con su propio sentido de identidad. Pero en lugar de sucumbir a esa división, la usó como una herramienta para un activismo seriamente creativo. Una de sus mayores obras no tiene parangón: la composición de «The Sun Dance Opera» (La ópera Danza del Sol), un musical cargado de política sobre la gloria de su pueblo, estrenado en 1938 en Broadway.

El comienzo

Gertrude Simmons Bonnin, o Zitkála-Šá (su seudónimo literario, que significa ‘Pájaro rojo’ en idioma lakota), nació el 22 de febrero de 1876 en la reserva india Yankton en Dakota del Sur, Estados Unidos de Norteamérica, colindando con el río Missouri. Fue la tercera hija de Ellen Simmons, cuyo nombre en su lengua original era Thaté Iyóhiwiŋ (Alcanza el viento), perteneciente a la tribu de los Sioux. Su padre, William H. Felker, era francés y abandonó la familia cuando Zitkala-Ša era muy joven.

El Instituto White de Labores Manuales en Wabash, Indiana

Creció feliz en las llanuras de la reserva con su madre; “una niña salvaje de siete años”, explica en relatos autobiográficos, “vestida holgadamente con una combinación de piel de ante marrón, y de pies ligeros con un par de suaves mocasines en mis pies, era tan libre como el viento que soplaba mi cabello…”

Cuando tenía ocho años decidió separarse de su madre y abandonar el lugar para asistir al “White’s Manual Labor Institute” (Instituto White de Labores Manuales) en Wabash, Indiana, fundado por los religiosos Cuáqueros, que se dedicaban –entre otras tareas- a la educación de los niños indígenas.

Gertrude Simmons Bonnin, Zitkála-Šá (“Pájaro rojo” en idioma lakota)

Lamentó su decisión la misma noche de la llegada a su gélida -en todos los aspectos- nueva morada. “Me pareció hallarme suspendida sobre el corazón del caos, dijo luego, más allá del influjo o la voz de la ayuda humana”. Tuvo que afrontar grandes pérdidas y aprender un idioma y una manera de vivir distintas: “Era casi imposible saltarse la disciplina de hierro una vez que la máquina civilizadora había empezado su tarea diaria”.

A pesar de todo y de todos, fue una alumna brillante que ganó además reñidas competiciones de oratoria. Su éxito no sirvió para que olvidase el menosprecio y las burlas de algunos de sus compañeros de estudios. “La melancolía de esos negros días dejó en mí una sombra tan extensa que oscureció el camino de los años futuros”.

Luego de cuatro años volvió a su casa, pero nuevamente, y contra los deseos de Ellen, comenzó a asistir a clases en la “Santee Normal Training School” (Escuela Normal de Entrenamiento Santee), en el estado vecino de Nebraska. En 1895 le fue concedida una beca para el Earlham College, universidad situada en Richmond, Indiana, siempre de la mano de los Cuáqueros.

Dos de las instituciones en las que estudió Zitkála-Šá

Aunque Zitkála-Šá es popularmente conocida por sus actividades literarias y políticas, fue también una violinista y pianista consumada como resultado de su posterior formación en el Conservatorio de Música de Boston, Massachusetts, centro para el que se le había otorgado otra beca de estudios. En el año 1900 llegó a ofrecer varios conciertos en París.

Zitkála-Šá en el Conservatorio de Boston

Más adelante, compondría una ópera de temática indígena, la primera en su tipo en el mundo.

La obra

Comenzó su carrera literaria en el año 1900, escribiendo artículos para distintas publicaciones en los que criticaba generalmente la actitud de las instituciones docentes hacia los estudiantes nativos, a los que se obligaba a adoptar una nueva religión, la cristiana, y hasta se los castigaba por hablar en sus propias lenguas originales.

“Pájaro Rojo” de Zitkála-Šá

Había estudiado Magisterio y ejercido su profesión durante un tiempo en una reserva del oeste estadounidense. En un ambiente de discriminación y corrupción, pronto se desengañó: “Cuando vi a un fumador de opio ejerciendo de maestro de indios, no entendí qué de bueno se podía esperar de ello hasta que un cristiano me contestó que esa criatura color calabaza tenía una pobre mujer a la que mantener. Un rostro pálido borracho ejercía de médico mientras que los pacientes indios acababan sus padecimientos en la tumba, debido a que la buena mujer del individuo dependía de él para el sustento diario”.

Todas estas acusaciones no eran infundadas; contaba su propia experiencia como alumna y, más tarde, como docente en la “Carlisle Indian Industrial School” (Escuela Industrial India Carlisle), en Pennsylania, institución que fue el blanco principal de todas sus críticas, entre otros motivos por la muerte de 180 niños cuyos cuerpos fueron enterrados en el predio, y nunca devueltos a sus familias. Esta actitud fue duramente criticada por ser considerada ingrata.

Miles de niños indígenas pasaron por la Escuela Carlisle durante el plan de adaptación a la cultura americana

Zitkála-Šá escribió “Oklahoma’s Poor Rich Indians: An Orgy of Graft” (Los pobres indios ricos de Oklahoma: una orgía de sobornos), “Exploitation of the Five Civilized Tribes” (Explotación de las Cinco Tribus Civilizadas) y “Legalized Robbery” ((Robo legalizado-1924), artículos periodísticos en los que quedaron expuestos los robos y asesinatos de nativos americanos en el estado de Oklahoma.

La obra más popular y conocida de entre todos los trabajos literarios de la escritora es sin lugar a dudas “Impressions of an Indian Childhood” (Impresiones de una niñez india), publicado en el año 1900, una novela autobiográfica que rememora sus amargas experiencias en las instituciones docentes dirigidas por aquellas personas que, llamándose religiosas y cristianas, hacían de las escuelas lugares de castigo, donde estaba terminantemente prohibido hablar en la lengua materna y en las que se intentaba que los niños indios abandonaran sus costumbres nativas y aceptaran la religión de la cristiandad.

Sin embargo, la obra que quizás mejor explica el pensamiento de Zitkála-Šá sea «Why I Am a Pagan» (Porqué soy una pagana), un artículo publicado por primera vez en la revista mensual “Atlantic Monthly” de diciembre de 1902. Este artículo, junto al capítulo titulado “The Big Red Apples» (Las grandes manzanas rojas), contenido en su obra “Impressions of an Indian Childhood”, está enfocado al profundo análisis, en forma de crítica, de las tradiciones religiosas de la cristiandad, y en ambos se presentan de una forma dinámica y con fascinante habilidad las humillaciones sufridas por los nativos americanos a manos de falsos cristianos. También escribió en la revista semanal “Harper’s Weekly”.

Original del texto “I am a pagan”

Fue una experta en el uso del lenguaje, pues no en vano adquirió de la «cultura opresora» las técnicas necesarias para que su voz fuera al menos oída, si es que no entendida. Esto último habría sido imposible si ella hubiera utilizado en su obra referencias a historias indias y su lenguaje nativo, puesto que no habrían causado ningún efecto en la audiencia a la que estaba destinada: el hombre blanco.

Zitkala-Sa

Pulsar en la imagen para leer

En 1913 compuso, junto al autor de música clásica William Hanson, la ópera titulada “The Sun Dance” (La Danza del sol), de estilo romántico y basada en temas culturales de las tribus Sioux y Ute. Esta obra fue solo un aspecto de su rica carrera como activista, pero es uno de los que más resuena dentro de su legado. Hasta el día de hoy, nadie ha llevado al escenario la belleza de las tradiciones Sioux como ella. En el año de su muerte, 1938, alcanzó el mayor éxito con la presentación en Broadway, Nueva York, la meca teatral del mundo.

William Hanson y Zitkála-Šá caracterizados en su ópera

La música era su verdadera vocación; pensaba que por ese medio se podría realizar una labor más eficaz y trascendental en la lucha a favor de los derechos humanos que, incluso, a través de la política o la literatura. Su trabajo en este sentido es relevante, ya que ningún otro nativo americano ha compuesto, ni antes ni después, una ópera.

Documentación en video de “The Sun Dance Opera”
 

Después de terminar sus estudios en el Conservatorio de Boston, Zitkála-Šá aceptó un trabajo de docente en la ya mencionada “Carlisle Indian School”, escuela fundada por Richard Henry Pratt, quien obtenía beneficios estatales por cada niño indio que asistía a la escuela, además de aprovecharse personalmente del trabajo que realizaban los alumnos. Ejerció allí durante dos años.

Raymond Talesface Bonnin

Luego contrajo matrimonio con el capitán Raymond Talesface Bonnin, un indio que vivía en la reserva y trabajaba para la Oficina de Asuntos Indios; sin embargo, esto supuso un pequeño inconveniente para la carrera de ella, que se vio obligada a seguir a su marido de reserva en reserva. Tuvieron un hijo llamado Ohiya («Ganador»).

Durante su estancia en la reserva de Utah, ambos se convirtieron en miembros de la “Society of American Indians” (Sociedad de Indios Americanos) y, algo más tarde, en 1916, Zitkála-Šá fue elegida para ocupar el puesto de titular de la Secretaría de dicha asociación.

Zitkála-Šá y su hijo Ohiya

Posteriormente continuó su trabajo en dicha institución cuando se trasladó a Washington D.C., donde comenzó a editar la “American Indian Magazine” (Revista India Americana). Por otro lado, su figura y sus actividades políticas fueron trascendentales para conquistar el derecho al voto y la categoría de ciudadanos de pleno derecho para todos los nativos americanos.

Sin embargo, las aspiraciones de Zitkála-Šá iban más allá, ya que por medio de la obtención de estos privilegios pretendía conseguir la unidad entre todas las tribus indias; con este fin fundó en 1926 el “National Counsel of American Indians” (Consejo Nacional de Indios Americanos) e impulsó también la “Indian Reorganization Act” (Ley de Reorganización India) en 1934, que fue la base para toda la legislación referida a los pueblos originarios de los Estados Unidos de Norteamérica.

“Historias de Indios Americanos”, “Ayudando a los indios a ayudarse” y “Antiguas leyendas indias”

A lo largo de su vida, Zitkala-Sa escribió varios libros, todos ellos referidos a la problemática relación entre los nativos americanos y el “hombres blanco”, como era llamado por los indígenas. Además, se hicieron algunas adaptaciones de esas historias que mayormente trataban sobre relatos orales transmitidos de una generación a otra a lo largo de los siglos.

“Canciones de Pájaro Rojo. La historia de Zitkala-Sa”

Como la escritora era una eximia música, compuso canciones alusivas al mismo tema que fueron recopiladas en distintas ediciones. Pero además reunió las antiguas leyendas sioux que durante su infancia solía escuchar, muchas de ellas protagonizadas por Iktomin, un duende-araña con vestimenta dakota, un peculiar antihéroe a quien la autora describe como “un inútil, no puede hacer amigos y nadie lo ayuda cuando tiene un problema”. Iktomi transita por páginas de sutil humor y poesía con tortugas, sapos, águilas, coyotes, conejos y calaveras de búfalos.

El final

Zitkála-Šá obligó a los lectores “blancos” a reflexionar sobre las conquistas realizadas por la cristiandad y sugirió que la cultura occidental corrompía a los indios. Por otro lado, en «Porqué soy una pagana» explicó que solamente el verdadero cristiano podía entender la belleza de las creencias indias y su amor a la naturaleza. También escribió que adoraba al Dios que creó las maravillas del universo, una deidad que no había llamado al hombre blanco para destruir la cultura nativa americana, ni para robar sus tierras y encerrar a los indios en reservas, o para golpear a los niños por hablar su lengua materna.

“Vivo hasta el fuego interior”: Zitkála-Šá. Subtítulos en castellano
Aunque sus obras fueron fuertemente criticadas, ella intentó salvar la brecha existente entre la cultura dominante de los “civilizadores” y la de los nativos americanos por medio del entendimiento y de la cooperación. Zitkala Sha vivió en una época en que el prejuicio predominaba en cuanto a las mujeres y a la cultura nativa; no obstante, su contribución al mundo de la literatura, la música y la política hizo de ella una mujer triunfadora.

Hasta el día de hoy, una de sus mayores hazañas no tiene paralelo: la creación de «The Sun Dance Opera», un musical cargado de política sobre la gloria de sus parientes Sioux.

Zitkála-Šá, Gertrude Simmons Bonnin, murió el 26 de enero de 1938 en Washington D.C. y fue enterrada junto a su esposo en el Cementerio Nacional de Arlington, el que se reserva para los héroes nacionales. Tenía 61 años y sobre su lápida se puede leer: «Zitkala-Sa de la Nación Sioux».

Fuentes: ahoramismo.com; mcnbiografías.com; knowinsiders.com; nps.gov; exploreberkshiremuseum.com; messynessychic.com; hmong.es; wmagazin.com; culturagenial.com.

 

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)