Encuentros con el Papa Francisco

Aquí van las vivencias que Andrea Isabel Marín y Julio Isidro Pérez, pudieron encontrarse directamente con el Papa Francisco, en la Ciudad del Vaticano.
Ella es la licenciada en turismo y el idóneo en esta actividad.
Forman parte de SKAL INTERNACIONAL, la entidad que nuclea en el mundo a los profesionales y ejecutivos del turismo en el mundo.

De tal forma han asistido a los congresos mundiales de esa entidad celebrados en México, Nueva York, Torremolinos, Mónaco, Hyderabad (India) y en Mombasa (Kenia).
También en encuentros llevados a cabo por SKAL en la mayoría de los países latinoamericanos.

Crearon hace ocho años la Fundación FUND ASIS, a través de la que han capacitado a cerca de doce mil jóvenes en las provincias de Rio Negro y Neuquén, para ingresar en un primer empleo en gastronomía, hotelería y turismo (mozos, recepcionistas, mucamas, mantenimiento, atención al cliente).

Han recorrido casi íntegramente el interior de la provincia rionegrina, capacitando en las comisiones de fomento sobre la importancia del turismo rural.

Hace más de dos años crearon un programa televisivo que denominaron Café Turístico, en cuyo transcurso entrevistan a personas que se desempeñan en el quehacer turístico.
El mismo se puede ver en el Canal 10 Río Negro; Canal 6 de San Carlos y en YouTube.

A continuación algunos conceptos de los mencionados

Es oportuno recordar las tres oportunidades en que pudimos estar en contacto con el Sumo Pontífice, lo que nos permitió comprobar que en su rol de Papa no dista de aquel cardenal Jorge Bergoglio, que fuera Arzobispo de la ciudad de Buenos Aires y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.

Le escuchamos sus expresiones que quiere una Iglesia alegre y jovial, a la vez que nos hizo sentir su humildad y a la vez la espiritualidad que uno percibe cuando está a su lado.
Su predisposición a escuchar, permitiéndonos dialogar, nos recuerda que sus conversaciones con los periodistas fueron habituales cuando residía en la capital de la Argentina.

Justamente cuando este jesuita fue consagrado obispo su primera entrevista la concedió a un pequeño periódico parroquial “Estrellita de Belén”.

Cabe recordar que siempre fue un lector de los diarios e incluso retiraba personalmente los periódicos de un kiosco ubicado en la plaza de Mayo, frente a la Curia en Buenos Aires.
En nuestra primera oportunidad de ser recibidos, el 21 de octubre de 2015, en el Vaticano, le entregamos una estatuilla en madera, de San Francisco de Asís, que le encargamos al sacerdote artesano Juan Carlos Alfayat, quien reside en la ciudad de Neuquén.

La conversación giro sobre la importancia de capacitar a los jóvenes sin trabajo, para orientarlos a los efectos de insertarlos en el campo laboral.
Un nuevo contacto se produjo el 6 de marzo y posteriormente el 26 octubre de 2016.
Siempre los diálogos fueron demostrando su profundo sentimiento espiritual y por lo social.
Resaltamos un aspecto de las conversaciones mantenidas con el, cuando le recordamos su presencia en Chimpay, en la Provincia de Rio Negro el 7 de julio de 2007.

Fue cuando el entonces cardenal Bergoglio, en su condición de presidente del Episcopado argentino junto al enviado del entonces Papa Benedicto XVI –el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Narciso Bertone- presidieron el acto de beatificación de Ceferino Namuncura.

Circunstancia por demás trascendental ya que estaba abierto el camino para el definitivo paso, que es el de la canonización, es decir permitir que sea un santo.
Y ahí se produjo, para nosotros una circunstancia muy especial.

Tres días antes del último encuentro que mantuvimos con Francisco, él había presidido en la plaza San Pedro, la canonización del sacerdote argentino José Gabriel Brochero, conocido como el cura gaucho.

Como respuesta a nuestra inquietud sobre cuándo llegaría a ser santo Ceferino, el Sumo Pontífice nos miró sonriente, no siguió la conversación que manteníamos, guardo silencio y nos abrazó.
Nuestra emoción fue enorme, pero creímos entender ese gesto como un anticipo de la próxima llegada a los altares de Ceferino.

También fuimos portadores de una carta que le envió al Papa, la hermana Teresita, del Monasterio de las Carmelitas Descalzas de Viedma.
Esa religiosa fundo los monasterios de esa congregación religiosa en Bariloche, Neuquén, Mar del Plata y Viedma, contando con el apoyo del entonces cardenal Bergoglio.

el Sumo Pontífice nos pidió que le transmitiéramos “a las hermanitas del Monasterio de Viedma” su cálido recuerdo y saludo.

Cuando esa monjita cumplió 83 años recibió una llamada telefónica, desde el Vaticano, oportunidad en que Francisco le envió sus saludos en el día de su cumpleaños.
En todas las oportunidades el Papa se despidió con una gran cordialidad, manifestándonos una frase muy conocida de él: “recen por mí”.

También esos encuentros con Francisco, nos permitieron conocer en profundidad la Ciudad del Vaticano, su interior, algunos sitios no muy conocidos, como la farmacia, el edificio del periódico L’Observatore Romano, el supermercado, los jardines y los visitados por los creyentes y los turistas, como la Basílica de San Pedro, la Capilla Sixtina, el amplio museo, entre otros sitios.

La predisposición y cordialidad que siempre nos dispensa el sacerdote argentino Guillermo Karcher –quien se desempeña en el protocolo del Sumo Pontífice- y que fue quien sostenía el micrófono en los balcones desde donde Bergoglio hablo por primera vez al mundo en su condición de Sumo Pontífice, nos guió por el interior de la sede de las oficinas desde donde se dirige la Iglesia Católica.

Y esas conversaciones con la jerarquía eclesiástica vaticana nos permitió ser recibidos en la sede de la Pontificia Pastoral de los Emigrantes, Inmigrantes y el Turismo, donde se nos explicó la importancia que el Vaticano le otorga a esta actividad, significando que mantiene una Misión de Observación Permanente en la Organización Mundial del Turismo.

Nos compenetramos cómo el Vaticano le otorga preponderancia a los desplazamientos internacionales, como en el interior de los países, por parte de los viajeros, y también sobre los millones de personas que participan en el turismo como trabajadores, promotores y agentes, como participantes en actividades auxiliares o como residentes en un lugar que es destino turístico.

Estas impresiones son las que dejaron esos tres encuentros con el Papa, quien resalta el descanso que se merecen las personas para el disfrute del tiempo libre.

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)