Adiós a una leyenda del Teatro Mundial: Peter Brook

Murió Peter Brook, uno de los directores de teatro más influyentes del siglo XX

Peter Brook

Figura casi mística, a menudo mencionada al mismo tiempo que Konstantin Stanislavsky -el ruso que revolucionó la interpretación-  Peter Brook siguió trabajando y desafiando al público hasta bien cumplidos los 90 años.

¿Quién era Peter Brook?

Peter Stephen Paul Brook nació en Londres el 21 de marzo de 1925. Descendiente de judíos rusos que habían huido de la revolución bolchevique y con el tiempo se transformó en uno de los referentes del teatro en el siglo XX. Por la particularidad de sus puestas en escena, novedosas y hasta revulsivas, que le valieron premios como el Tony, el Emmy, el Princesa de Asturias y el Laurence Olivier.

Su carrera

A los 20 años se inició como director escénico en el Birmingham Repertory Theatre, ubicado en Centenary Square, y desde hacía muchas décadas, considerado un teatro de vanguardia. Gracias a su mentor Barry Jackson, quien auspició su tarea.

Sus conocimientos musicales le permitieron asimismo dirigir la Royal Opera House con solo 22 años de edad. En la década de 1950 trabajó en muchas puestas teatrales, tanto en Europa como en Estados Unidos, para regresar en 1962 a Stratford-on-Avon, en el condado de Warwickshire, donde dirigió e integró la Royal Shakespeare Company.

Hombre de su tiempo, puso en cuestionamiento la función de los elencos teatrales en sí y pensó en nuevas estructuras que vincularan el teatro con la antropología, y tras varios experimentos que llevaron otras tantas denominaciones –Centro de Investigación Teatral, Centro de Creación Teatral–, junto a colegas con sus mismos intereses emprendió giras por países como India y Afganistan.

En la ópera dirigió piezas de Georges Bizet y Claude Debussy y además redactó su libro “El espacio vacío”, un manual sobre sus ideas acerca del teatro y la representación, que en sus últimos trabajos lo condujeron al despojamiento más pronunciado.

Brook dirigió el Centro Internacional para la Investigación Teatral, en París, cuyas funciones se realizaron durante cuatro décadas en Les Bouffes du Nord, un teatro quemado que descubrió junto a una estación ferroviaria en desuso, pero ello no le impidió seguir con sus giras artísticas y de investigación junto a intérpretes de los más disímiles orígenes.

 

Algunas de sus frases más célebres.

“Interpretar requiere mucho esfuerzo. Pero en cuanto lo consideramos como juego, deja de ser trabajo. Una obra de teatro es juego”.

“Todo lo que es convencional y mediocre tiene que ver con el miedo”.

Pueden encontrar más notas de CULTURA en #Diario10 siguiendo ESTE ENLACE

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)