Artémides Zatti, el primer santo de la Patagonia

El Papa Francisco convocó a la sesión de cardenales y obispos para el 27 de agosto. Allí se definirá la fecha en que se declarará santo al "médico de los pobres", don Zatti, quien nació en Italia y se dedicó a atender enfermos en el hospital de Viedma. Será el primer santo salesiano laico.

Artémides Zatti, laico enfermero conocido por su labor por los enfermos de la Patagonia.

Artémides Zatti será declarado oficialmente santo. Si bien se habló en principio que sería en agosto, luego en octubre, lo cierto es que aún no hay fecha confirmada, según dijo a Diario 10 el obispo Esteban Laxagüe. Será el tercer santo argentino y el primero de Río Negro y la Patagonia.

«Lo cierto es que el 27 de agosto el Papa convocó a un Consistorio, expresión de colegialidad eclesial, donde entre otros temas que atañen a la Iglesia Universal se confirmará la pronta canonización de Don Zatti», aseguró el obispo.

La ceremonia  de canonización de los santos seguramente se hará en la plaza San Pedro, pero «en cuanto se sepa la fecha también se organizará en Viedma una celebración» para el primer Santo de la Patagonia, confirmó el obispo Laxagüe.

Zatti fue beatificado por el papa Juan Pablo II en abril de 2002 por un milagro que lograron confirmar dos años antes los médicos de la Congregación para las Causas de los Santos en Roma.

El 9 de abril de este año, el papa Francisco autorizó el decreto para el reconocimiento del nuevo santo.

El camino hacia los altares tiene varias etapas: la primera es ser declarado venerable siervo de Dios, la segunda beato y la tercera santo.

El milagro que lo hace santo

El milagro que se le atribuye es la sanación de un hombre filipino que se estaba muriendo debido a un grave ictus isquémico en la cabeza.

Don Zatti desarrolló su servicio en el hospital de Viedma, como vicedirector, administrador y enfermero.

El 11 de agosto de 2016, el hombre filipino se quejó de mareos, arcadas y dificultad para caminar. Fue hospitalizado en estado grave.

El 13 de agosto de 2016, el estado del paciente empeoró. La familia lo llevó a casa el 21 de agosto de 2016, el hombre recibió la Unción de los Enfermos y solo se esperaba su muerte.

Sin embargo, tres días más tarde el enfermo se quitó la sonda con la que se alimentaba y el oxígeno, y pidió comer. En los días siguientes retomó su vida normal.

El hermano del hombre filipino, coadjutor salesiano en Roma, había pedido por su recuperación, y cuando ingresó en el hospital, comenzó a rezar por la intercesión del Beato Artemides Zatti.

Según la Congregación para la Causa de los Santos, la curación tuvo lugar el 24 de agosto de 2016 en la ciudad de Tanauan, en la provincia de Batangas, Filipinas.

El Papa Francisco aprobó el 9 de abril el milagro recibido por intercesión del Beato Zatti, preparando el camino para su canonización.

La vida de Artémides Zatti

Nacido en el pueblo italiano de Boretto, en 1880, Zatti llegó como inmigrante a la Argentina y a los 20 años inició sus estudios sacerdotales en el seminario bonaerense de Bernal. Una tuberculosis contraída cuando cuidaba a un compañero tísico, lo obligó a dejar sus estudios y recalar en el hospital San José, de Viedma, el cual nunca abandonaría.

Fue beatificado en 2002 por la curación milagrosa de gangrena del seminarista Carlos Bosio, inspector salesiano en Rosario.

El joven inmigrante italiano abandonó la idea del sacerdocio y se hizo salesiano coadjutor, un cargo laico, para poder dedicarse al servicio en el campo de la medicina.

En 1915, a la edad de 35 años, Zatti se convirtió en director del hospital dirigido por los salesianos en Viedma. Dos años más tarde, también se convirtió en el gerente de la farmacia y recibió su licencia como enfermero profesional.

Zatti no solo trabajaba en el hospital, sino que también viajaba a las periferias de Viedma y a la vecina ciudad de Carmen de Patagones para atender a los necesitados, y su fama de santo enfermero se extendió por esa zona.

En 1976, el “Pariente de los Pobres”, como también lo llamaban, comenzaba su camino de santidad por la Conferencia Episcopal Argentina. En 1980 fue declarado Siervo de Dios, y venerable el 17 de julio de 1997.

Don Zatti murió el 15 de marzo de 1951, tras varios días de agonía. Había dedicado sus últimos 50 años a los enfermos de la capital rionegrina que eligió para vivir y morir.

Fue director del hospital salesiano San José, ubicado en el mismo lugar donde hoy está el obispado de Viedma, y alcanzó a trabajar unos pocos años en el nuevo nosocomio, que hoy lleva su nombre.

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (100%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)