Estos son los 7 alimentos para mantener joven el cerebro

La importancia de una alimentación saludable para que estemos bien por fuera y por dentro.

IMAGEN: GENTILEZA

La necesidad de una buena alimentación para garantizar la seguridad alimentaria y las dietas nutritivas para todos/as, se profundiza día a día. Con un ritmo de vida que a diario nos avasalla, surge la importancia de adoptar una dieta más saludable y sostenible.

Alimentación y salud cerebral

Al igual que una dieta saludable repercute en nuestro bienestar físico, el cerebro también se puede beneficiar si elegimos la combinación adecuada de nutrientes. De este modo, aunque resulte imposible frenar el deterioro cognitivo asociado a la edad, sí podemos mejorar las funciones cognitivas o retrasar, en la medida de lo posible, dicho deterioro.

Es necesario que la base de nuestra alimentación esté compuesta por abundante de frutas y verduras; el alto cociente entre grasas monoinsaturadas/saturadas; el uso del aceite de oliva virgen extra como principal fuente de grasa; el consumo habitual de pescado; la ingesta reducida de carne; y siempre preferentemente de aves de corral, en vez de ternera y cerdo. También se aconseja el bajo consumo de productos lácteos y el consumo moderado, pero habitual, de vino tinto en las comidas.

Numerosas investigaciones asocian el consumo del Te Verde a múltiples efectos beneficiosos. IMAGEN: GENTILEZA

7 alimentos que mejoran la función cognitiva

Existen una serie de alimentos concretos, vinculados a la dieta mediterránea, que pueden contribuir de forma notable a la mejora de la salud de nuestro cerebro. Su consumo habitual, apoyado por unos hábitos saludables que incluyan la práctica regular de actividad física, pueden mejorar nuestra función cognitiva:

  1. Cacao: su alto contenido en flavonoides, sustancias antioxidantes, contribuyen a la mejora de memoria y ayudan a evitar su pérdida. Es por ello que recomendamos el consumo de chocolate negro, el que cuenta con mayor porcentaje de cacao puro y menor porción de azúcares y grasas saturadas.
  2. Nueces: poseen un alto contenido en ácidos grasos omega-3, vitamina E, antioxidantes, folatos y melatonina. Contribuyen a frenar la pérdida de memoria y a mejorar la memoria de trabajo.
  3. Pescados azules: son ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega-3. Por ello, contribuyen a mantener una salud cardiovascular óptima, pero, además, ayudan a mejorar las funciones cerebrales, como la memoria espacial o la retención de respuestas aversivas. Es recomendable su consumo al menos 3 veces a la semana.
  4. Té verde: existen numerosas investigaciones que asocian su consumo a múltiples efectos beneficiosos, entre ellos, la mejora en la capacidad de pensamiento y en la memoria de trabajo, es decir, aquella que implica los procesos usados para la memoria a corto plazo y la manipulación de la información.
  5. Verduras crucíferas: son vegetales como el brócoli, el repollo o la coliflor que han demostrado también ser beneficiosos para la mejora de las funciones cognitivas.
  6. Arándanos: poseen alto contenido en antocianinas y un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio. Contribuyen a la mejora de la función neuronal y del aprendizaje. Además, disminuyen los síntomas de depresión.
  7. Magnesio: existen evidencias científicas que apuntan a que existe una relación entre el déficit de magnesio y el declive cognitivo o envejecimiento cerebral. Por ello, es muy recomendable incluir en la dieta alimentos ricos en magnesio, como yogures, almendras, acelgas, espinacas, plátanos, calabaza, aguacates, chocolate negro. (FUENTE: VITHASINTERNATIONAL)
Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)