Estar ahí para contarlo: el gran trabajo de las cronistas de Canal 10

Ellas son Belén Musolino y Flavia Galende: periodistas, cronistas y movileras del Alto Valle. En el marco de los 40 años de Canal 10, nos cuentan sobre su trabajo en la televisión rionegrina y su relación con el público.

Flavia Galende y Belén Musolino, periodistas y movileras de Canal 10 en el Alto Valle.

Este año, Canal 10 cumple 40 años desde su creación. Tras tantos años de trayectoria, es evidente que su increíble crecimiento y evolución fue el resultado del gran trabajo de todos sus trabajadores y trabajadoras, quienes merecen ser reconocidos y reconocidas por su profundo profesionalismo y responsabilidad.

Son muchas las personas que llevan adelante a Canal 10 y su contenido. Entre ellas, se encuentran dos periodistas que acompañan al público todos los días y trabajan con gran dedicación en su tarea: Belén Musolino y Flavia Galende, cronistas y movileras del Alto Valle

Te puede interesar:

Belén ingresó al Canal en 2008, conformando el equipo de Página Deportiva, un resumen deportivo que se transmitía todos los domingos a la noche. A partir de allí, fue afianzándose como la única periodista deportiva mujer, no solamente de Canal 10 sino como una de las primeras en la Patagonia.

Desde entonces, siempre estuvo ligada al deporte hasta el 2020, año en el que comenzó la pandemia por Covid-19. “El año de la pandemia, por una decisión personal charlada y consensuada con las autoridades del canal, decidí dejar mi espacio como periodista deportiva para abocarme a hacer la cobertura de otro tipo de noticias, y también empezar a trabajar más fuerte en la producción, que es algo que también me gusta mucho”, dice Belén, explicando su transición a otras tareas en el Canal.

Flavia, por su parte, es Locutora Nacional recibida en la Universidad Nacional del Comahue. Empezó a trabajar en Canal 10 en el 2005. “Estuve contratada hasta el 2007. Ese año me desvinculan y vuelvo con la gestión que asumió en el 2009. En definitiva, ya llevo un poco más de 15 años en el canal”. Desde el 2016 hasta la fecha, realiza varias tareas entre las que se encuentra la conducción del noticiero y su labor como columnista y cronista/movilera.

“El trabajo como movilera está buenísimo, lo disfruto mucho. Cada móvil es pensado y diagramado con Ani Ríos Lumini, nuestra productora en Noticias 10 Noche, salvo los hechos que suceden en el momento y tenés que cubrir como las marchas, accidentes o incendios”, explica Flavia sobre el trabajo que realiza muchas veces en vivo como cronista.

Su trabajo como cronistas y movileras las lleva a ser testigos directos de las noticias: ellas están ahí, en el lugar de los hechos, hablando con sus protagonistas, llevando la noticia al mismo tiempo que la misma se desarrolla. Su labor como periodistas va mucho más allá de contar las noticias sino que, además, ellas presencian en primera fila el acontecimiento.

“La verdad es que me gusta mucho mi laburo. Me gusta mucho tener la posibilidad de no aburrirme, no hago nunca lo mismo. Permanentemente estoy cambiando, permanentemente estoy en movimiento, permanentemente estoy en contacto con la gente, cerca de la gente. Eso es lo que más me conmueve a la hora de contar algo que está sucediendo”, dice Belén al respecto.

Por su lado, Flavia agrega que lo que más disfruta es el contacto con la gente, y estar frente a las notas sociales y solidarias. “Es sumamente gratificante cuando como medio de comunicación podemos ser el puente para cambiarle o mejorarle un poquito la vida a alguien. Siempre es un placer poder ayudar o facilitar desde nuestro lugar porque nosotros como medios públicos además de informar, entretener y educar también cumplimos una función social sumamente importante”.

Por supuesto, el trabajo periodístico conlleva no sólo dedicación sino, también, mucha responsabilidad. Flavia sostiene que cuando se lleva adelante un móvil en vivo, lo esencial es “tener bien claro qué mensaje querés transmitir y tratar de hablar lo más claro posible para que todos puedan entenderte”, aunque agrega que en el vivo “todo puede pasar”.

“Para mí lo más importante a tener en cuenta cuando estoy en un móvil es, en primer lugar, lograr empatía con el entrevistado, con la gente o con el hecho en sí mismo, conocerlo. Porque no siempre es fácil en dos o tres minutos describir un algo que sucedió o un algo que está pasando y que ese hecho llegue a toda la teleaudiencia. Me parece que eso es lo principal a la hora de pararme frente a la cámara: ser una persona creíble”, agrega Belén.

Ambas, teniendo un trabajo que las hace estar presentes en distintos lugares, conocer distintas historias y hablar con sus protagonistas, cubrieron todo tipo de notas. Algunas emocionantes, otras alegres, muchas otras difíciles.

“Recuerdo uno muy especial que fue la cobertura del juicio por jurados del caso Nahiara, la chiquita de Los Menucos, que fue el primer caso de juicio por jurados en la ciudad de General Roca”, dice Belén, recordando su cobertura del femicidio de la niña de tres años. “Tuve que estudiar muchísimo para prepararme, para cubrir periodísticamente este caso, sobre todo por la crueldad del mismo. Era muy difícil. En mi caso, soy mamá de tres hijos y era muy difícil escuchar todas las cosas que le habían pasado a la niña. En el caso fueron llevados a juicio la mamá y el padrastro, había toda una situación de violencia de género muy fuerte no solamente hacia Nahiara, también a su mamá”.

“Creo que esa cobertura va a quedar eternamente en mi memoria y en mi corazón porque fue el primer juicio por jurados acá en la ciudad de General Roca. Fue una cobertura periodística que recogió muy buenas críticas por parte no solamente de colegas sino también de personas especializadas en temas judiciales, con lo cual me generó a nivel profesional una satisfacción muy particular. Insisto, a nivel personal fue un aprendizaje porque yo tenía que tratar de no involucrarme sentimentalmente en un hecho que me conmovió muchísimo”, dice Belén sobre un caso que significó mucho para ella.

Por otro lado, Flavia recuerda una cobertura muy emocionante en su carrera, en la que entrevistó a un hombre que recibió un trasplante que le salvó la vida. “Una de las notas que más me impactó y conmovió fue entrevistar a un hombre que había recibido el corazón de un adolescente quien había fallecido en un accidente de tránsito en Beltrán. Ambas familias, meses después del trasplante, se juntaron porque querían conocerse. Esa historia fue muy emocionante”, expresa.

Tras varios años frente a la pantalla de Canal 10 y en la televisión de las y los rionegrinos, tanto Flavia como Belén han sido una compañía para todos los y las televidentes de la programación. Como bien explican las periodistas, se nota incluso en la cotidianidad la cercanía que el público tiene con ellas.

«Siempre tengo una relación muy amena, muy cálida con la gente, de tocarnos bocina, de saludarnos, de pararnos a charlar. La verdad es que a ese nivel siempre me gustó ser una periodista o una figura que sale en la tele bastante cercana», dice Belén sobre su cercanía con el público. «Hay un feedback permanente con la gente. Siempre con muchísimo respeto se han acercado y yo también siempre he intentado contestar de la misma manera aún en las diferencias o en las similitudes. Me parece que lo importante es que en estos diez años en el Canal he logrado una credibilidad la hora de contar una noticia, ya sea deportiva o no como en estos últimos años, y eso me llena de orgullo«.

«¡El contacto con la gente es genial! Siempre agradecida con nuestros queridos televidentes. Solo recibo muestras de cariño y respeto. ¡Gracias totales!«, concluye Flavia frente a la buena respuesta del público.

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (100%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)