El Papa Francisco y una premonición

Es oportuno recordar que sobre nuestros tres encuentros con el Sumo Pontífice, la realizada el 26 octubre de 2016 la consideramos como todo una premonición.

Resaltamos un aspecto de las conversaciones mantenidas con él, cuando le recordamos su presencia en Chimpay, en la Provincia de Río Negro el 7 de julio de 2007.

Fue cuando el entonces cardenal Bergoglio, en su condición de presidente del Episcopado argentino junto al enviado del entonces Papa Benedicto XVI –el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarciso Bertone- presidieron el acto de beatificación de Ceferino Namuncura.

Y también mencionados una circunstancia similar con respecto a Artemides Zatti, el recordado enfermero que realizó una abnegada labor en Viedma.

Circunstancias por demás trascendental ya que estaba abierto el camino para el definitivo paso, que es el de la canonización, es decir permitir que sean santos.
Y ahí se produjo, para nosotros un hecho muy especial.

FOTO CON EL PAPA FRANCISCO (1) (1)

 

Tres días antes del último encuentro que mantuvimos con Francisco, él había presidido en la plaza San Pedro, la canonización del sacerdote argentino José Gabriel Brochero, conocido como el cura gaucho.

Como respuesta a nuestra inquietud sobre cuándo llegarían a ser santos Ceferino y Zatti el Sumo Pontífice nos miró sonriente, no continúo la conversación que manteníamos, guardo silencio y nos abrazó.

Fue emocionante, pero creímos entender ese gesto como un anticipo de la próxima llegada a los altares de los beatos mencionados.

Don Zatti ya está camino a los altares. Proximamente se realizará esa ceremonia en la plaza de San Pedro.

El próximo paso será la también santificación de Ceferino Namuncura.

(*) Licenciada y Experto en turismo

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (100%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)