Día mundial de la Diabetes y la importancia de su control

Mal controlada es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.

Cada 14 de noviembre se conmemora el día Mundial de la Diabetes con el propósito de concientizar sobre las causas, los síntomas; el tratamiento y las complicaciones asociadas a la enfermedad. Esta fecha se creó en 1991 como medio para incrementar las acciones a nivel global sobre la enfermedad.

El control de la glucosa en sangre, la dieta y el ejercicio son tres pilares del tratamiento de la diabetes.

El Día Mundial de la Diabetes es la oportunidad para dirigir la atención del público hacia las causas, síntomas, complicaciones y tratamiento de esta grave afección, que se encuentra en constante aumento en todo el mundo.

Los expertos recomiendan retomar el control en la pospandemia

Tras casi dos años de la pandemia del COVID-19, es imprescindible retomar las consultas médicas aplazadas por el aislamiento y las restricciones a la circulación; que en 2020 cayeron cerca del 60%, sobre todo en enfermedades crónicas como la diabetes. Se trata de una patología que genera graves complicaciones asociadas al deterioro en la calidad de vida y a una elevada mortalidad, con una disminución de 5 a 10 años en la expectativa de vida.

LA SOCIEDAD ARGENTINA DE DIABETES (SAD) CALCULA QUE ESTA ENFERMEDAD ALCANZA A 4.000.000 DE PERSONAS, AUNQUE AL TRATARSE DE UNA PATOLOGÍA SUBDIAGNOSTICADA, LA CIFRA PODRÍA LLEGAR A DUPLICARSE.

Ante el diagnóstico de diabetes no solo se debe controlar el azúcar a diario y tratarse con un médico especialista sino que también es fundamental la consulta con un o una profesional de la nutrición.

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica caracterizada por niveles elevados de azúcar en sangre (hiperglucemia), asociada a una deficiencia de la producción y/o de la acción de la insulina; una hormona producida por las células beta del páncreas que baja el nivel de glucosa en sangre.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), realizar actividad física de manera regular; liberarse del estrés; evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad; y prescindir del consumo de tabaco; previenen la diabetes de tipo 2 o, cuando menos, retrasa su aparición.

El tipo 2 es la forma de diabetes más común y, si bien existe producción de insulina, esta es insuficiente y actúa de forma incorrecta. Suele manifestarse después de los 40 años aunque se observa cada vez más en personas más jóvenes.

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Útil (50%)
  • Interesante (50%)
  • Me gusta (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)