Diez formas diferentes de comer huevo

A excepción de la vegana, sigue siendo un alimento de cabecera en la gastronomía y es el protagonista en todas las dietas.

El pasado viernes 8 de octubre se celebró en todo el mundo el Día Mundial del Huevo. Esta efeméride se estableció en 1996, durante una conferencia realizada en la ciudad de Viena; cuando la Comisión Internacional del Huevo (International Egg Commission) decidió que cada año se celebrara esta fecha para destacar todos los beneficios que el huevo aporta a la salud.

Además de su valor nutricional, el huevo forma parte de una de las proteínas animales más saludables y su producción representa una importante fuente de trabajo para las familias de todo el planeta.

Homenajeamos a este ingrediente que tanto nos da a los seres humanos demostrando por qué es el alimento más versátil que existe.

Un cuarto de siglo después de establecerse este día como una efeméride; el huevo sigue siendo un alimento de cabecera en la gastronomía de medio mundo. Protagonista en todas las dietas a excepción de la vegana; es un alimento nutritivo y muy versátil en la cocina. Seguramente el más versátil de todos porque se adapta de maravilla como ingrediente secundario y es un elemento principal de algunos platos tradicionales sobresalientes.

Fuera de la comida vegana, el huevo es un ingrediente clave en la mayoría de los platos y es muy versátil a la hora de cocinar.

¡a ponerle huevo!

Es difícil quedarse con una lista de recetas favoritas con huevo. Pero preferimos mostrarte las diez formas más simples de comer huevo.

Huevo Duro

IMAGEN: GENTILEZA

Es el huevo que dejamos más tiempo cociendo dentro de su propia cáscara alrededor de 12 minutos. Algunos los comen en el desayuno. O, también es ideal para acompañar en ensaladas, o en cremas frías; o para preparaciones como: Huevos Rellenos.

huevo frito

IMAGEN: GENTILEZA

No hay nada más rico que disfrutar un buen huevo frito. ¿El secreto?, que no se rompa la yema.

huevo Poché o escalfado

IMAGEN: GENTILEZA

El huevo poché o escalfado se cocina sin cáscara y en tres minutos. Es la mejor alternativa y más saludable; si se respeta ese tiempo: la yema queda semilíquida.

Revueltos

IMAGEN: GENTILEZA

La diferencia de esta forma de cocinar los huevos con respecto a los batidos es que los rompemos encima de los ingredientes que vaya a ligar y removemos poco tiempo para que quede una textura cremosa.

Batidos

IMAGEN: GENTILEZA

Se utilizan los huevos batidos para las tortillas, tipo francesa; los clásicos omelettes y agregarle lo que se te ocurra.

Al horno

IMAGEN: GENTILEZA

Generalmente, son huevos que se añade en el tramo final de una receta para que se cocinen entre cinco o diez minutos y quede jugosa la yema con la clara coagulada.

Mollet

IMAGEN: GENTILEZA

Si dejas un huevo cociendo en su propia cáscara la mitad de tiempo que el huevo duro, entre cinco y siete minutos, tendrás un huevo mollet, con la clara cuajada y la yema líquida al abrirlos (después de enfriarlos).

Pasado por agua

IMAGEN: GENTILEZA

Apenas necesitarás tres minutos de tu tiempo para tener un huevo pasado por agua en su punto exacto, con la yema líquida y la clara cuajada solo ligeramente. La diferencia con el huevo escalfado es que en este caso se cocina dentro de la cáscara.

Salsas

IMAGEN: GENTILEZA

El huevo es un elemento clave en todo tipo de salsas por su capacidad para emulsionar que es la que se busca en este tipo de elaboraciones.

Preparaciones dulces

IMAGEN: GENTILEZA

Casi siempre batidos, el huevo es elemento indispensable de multitud de recetas dulces, sobre todo tradicionales. Desde el flan casero, hasta el bollo para preparar la receta de la abuela, o bien una riquísima tarta.

 

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)