Un día sin redes sociales ¿Qué hacemos?

En rigor de verdad, sólo fueron Facebook, WhatsApp, Instagram y Messenger. Pero para muchos, un día sin estas redes sociales, fue un montón

Redes sociales

Esta semana en “No somos lo mismo” de FM Estación Diez, no podíamos hablar de otra cosa que de la caída de las 4 aplicaciones digitales que más tiempo le dedicamos en nuestros teléfonos: Facebook, WhatsApp, Instagram y Messenger. No se cayeron TODAS las redes sociales, sólo las comandadas por Mark Zuckerberg. Pero afectó a más de 3.000 millones de usuarios en el mundo. Podés escuchar la columna del “Obrero Digital” con Ariel Zarranz y Flavia Galende en ESTE ENLACE de Spotify

¿Qué pasó con las redes sociales el lunes?

La caída de los servidores de Facebook, el gigante tecnológico de Mark Zuckerberg provocó una “histeria” desproporcionada (desde mi perspectiva, claro), que encendió varias alertas. En la columna radial propusimos tratarlo desde tres ejes temáticos. Con un poco de humor y el tono distendido de la charla, hablamos desde el punto de vista TÉCNICO, SOCIAL y “CONSPIRANÓICO”. Porque sí, cuando se desata la histeria colectiva, las teorías conspiranóicas hacen su entrada triunfal.

Desde el eje Técnico

Las redes sociales que forman parte de la misma empresa: Facebook, Instagram y WhatsApp se vieron sin servicio por 6 horas el lunes 4 de octubre de 2021. Una enormidad de tiempo para una “falla técnica”. Más, teniendo en cuenta el espacio que dieron desde la empresa al no comunicar cuál era el problema. Sólo ensayaron un “estamos trabajando para usted” al principio de la caída (al mediodía argentino del lunes). Pero hasta después de solucionarlo, no dijeron oficialmente de qué se trataba el problema técnico y ahí aparecieron las teorías.

“Sabemos que algunos usuarios tienen problemas y estamos trabajando en solucionarlo”

Luego sí, aunque escueto y entendible, ofrecieron un comunicado más claro. Pidieron disculpas y descartaron la posibilidad de un ciberataque.

TE PUEDE INTERESAR 

El aspecto social

En #Noticias10 la gente en la calle nos contó cómo vivió el día sin estas aplicaciones y entre resignación y sonrisas, el panorama era de calma. Más allá que los medios de comunicación, casi sin excepción, se hicieron eco de la caída.

De los 3.000 millones de usuarios de las APPs afectados por el desperfecto técnico, debemos decir que si el argentino promedio pasa ¡9:30 HORAS! consultando alguna aplicación on line, y que de esa cantidad, el mayor porcentaje es en estas aplicaciones, el problema no es el día de desconexión sino la evidencia de la adicción social a las mismas. Y esto, deriva en las teorías conspiranóicas.

Claro, en el proceso, muchos usuarios se pasaron a TELEGRAM. La aplicación de mensajería que, si bien es bastante menos conocida que WhatsApp, es una alternativa con muchísimas funciones MUY interesantes. Además de Twitter explotando de risas, memes, burlas y hasta búsqueda de información de qué era lo que estaba pasando.

TE PUEDE INTERESAR

¡Recordá que podés recibir TODAS las #Noticias10 en Telegram uníendote en ESTE ENLACE!

Y eso que nos gusta tanto: el eje “conspiranóico”

Desde que los aliens vinieron a desconectarnos los cables para salvar el mundo, hasta que Facebook se había borrado para siempre, todo. Como te decía al principio, al no decir la empresa dónde estaba la falla (no pedíamos detalles internos, si no, saber qué se había “roto” para que tarde tanto), las teorías se libraron a la imaginación. Muchas fueron las teorías.

Lo cierto es que JUSTO el domingo 3 de octubre, se dio a conocer la identidad de FRANCES HEUGEN. ¿Quién? Una ex empleada de Facebook que, con un CV impecable de haber pasado antes por Google y Pinterest, llegó a Facebook con el objetivo claro de mejorar el sistema contra los mensajes de odio, y lo malo que tiene el algoritmo para fomentarlo. Se encontró en un principio con una bienvenida y un equipo a disposición para mejorar lo que creyera necesario.

Pero el sueño del paraíso digital duró poco, le disolvieron el equipo y ante los llamados de atención a sus directivos de que “algo estaba mal” con el algoritmo, la desoyeron. Pero no sólo eso. No será la 1° ni última empleada a la que un superior no le preste atención. El problema era que alertaba que la plataforma no sólo no hacía nada para mejorarlo, sino que por el contrario, era una “tierra fértil” para el mal. Una de las revelaciones que Heugen mostró al mundo es que (según estos archivos) la empresa sabía que Instagram es nociva para la salud mental del 32% de las mujeres adolescentes que la utilizan, en relación a la imagen corporal negativa y los desórdenes y trastornos que eso genera.

Así, Frances no sólo renunció, también mostró archivos de investigaciones internas a la prensa, de que esto sucedía. Una verdadera heroína sin capa. Los archivos que filtró, primero sin revelar la identidad públicamente, fueron publicados en el Wall Street Journal. En su página no sólo pueden encontrar la cobertura de la historia. También un Podcast llamado «The Facebook Files» que, si saben inglés, es MUY interesante de escuchar.

Ante su revelación, debió comparecer a la subcomisión del Senado de EEUU de Protección al Consumidor, Seguridad de Productos y Seguridad de Datos.

«Lo que vi en Facebook una y otra vez fue que había conflictos de intereses entre lo que era bueno para el público y lo que era bueno para Facebook, y Facebook una y otra vez optó por optimizar para sus propios intereses, como ganar más dinero»

Ante semejante denuncia, las miradas se posaron, una vez más, en Mark Zuckerberg y la ética de su empresa. Un día después, incluso durante una entrevista en la que una vocera de Facebook aseguraba al aire que el dato del 32% de las adolescentes con Instagram que sufrían trastornos por su utilización, todo se viene abajo. Se caen las principales plataformas, todas en la empresa, en un “cambio de configuración” de los servidores que “malió sal”. Como dato, en

¿Justo después de la denuncia pública? ¿Qué se cambió de su configuración?

Mi hipótesis: nunca lo sabremos con certeza. Hay muchos intereses, muy importantes, como para que sepamos de que se trató el lunes negro de Facebook en el que las acciones de la empresa perdieron un 5% del valor de sus acciones.

Lo que sí sabemos es que son adictivas. Que sus creadores pretenden que así sean porque cuanto más tiempo pasemos ahí, más publicidad nos pueden mostrar y más ganancias pueden lograr. Es matemática.

Entonces ¿Qué hacemos con las Redes sociales?

Estar muy atentos a lo que pase con la REGULACIÓN de las redes sociales. Porque no vamos a ser testigos activos, sino todo lo contrario. La red tendrá regulaciones en EEUU, país del que no somos ciudadanos y por lo tanto no tenemos voz ni voto. Luego de esas regulaciones: ¿Quién determina qué podemos ver y cómo? ¿Cuáles serán las condiciones? ¿Estarán basadas en el “bien público” o en el control de contenidos? No seamos ilusos, ya controlan lo que vemos, leemos, escuchamos los “intereses económicos” más poderosos. La pregunta es: ¿sabemos cómo?

TE PUEDE INTERESAR

Mirá más notas de Tecnología en #Diario10 en ESTE ENLACE

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)