Jornadas laborales excesivas matan a casi 2 millones de personas por año

Según un estudio de la OMS y la OIT, se desarrollan distintas enfermedades y accidentes cerebrovasculares que pueden causar hasta el fallecimiento.

La investigación, primera al respecto que realizan conjuntamente la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), también apunta a la exposición a la contaminación del aire como otro importante factor de riesgo, ya que está vinculada a 450.000 muertes anuales.

El estudio, que utiliza datos previos a la pandemia de la COVID-19 (de hasta 2016), tiene en cuenta 19 factores de riesgo ocupacional, incluyendo la exposición al amianto (ligada a más de 200.000 muertes cada año) y en menor medida a sustancias como el cadmio, el arsénico, el berilio, el níquel, la sílice, o los formaldehídos.

Según la OMS y la OIT, unas 450.000 de estas muertes anuales son causadas por enfermedad pulmonar obstructiva crónica; 400.000 fueron accidentes cerebrovasculares; 360.000 se debieron a traumatismos; y 350.000 tuvieron como causa una cardiopatía isquémica (estrechamiento de las arterias coronarias).

Cardiopatías y accidentes cerebrovasculares

El estudio concluye que las muertes relacionadas con el trabajo ligadas a cardiopatías aumentaron un 41% entre 2000 y 2016; mientras que las vinculadas a accidentes cerebrovasculares crecieron un 19% en ese mismo periodo.

El informe advierte que las enfermedades y traumatismos relacionados con el entorno laboral «sobrecargan los sistemas de salud, reducen la productividad y pueden tener un impacto catastrófico en los ingresos de los hogares».

Por ello, hace un llamamiento a tomar medidas para garantizar lugares de trabajo más seguros y sanos, combatiendo problemas como los horarios laborales excesivamente largos o la contaminación del aire en esos entornos. (FUENTE:DW)

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)