«Joaquín»

Escrito por: Shivani Rodríguez. Taller de Creatividad Literaria conducido por Norberto Landeyro. Para participar pueden contactarse a [email protected]

Era solo por una noche, pero Joaquín podría recobrarse.
Dormiría entre sábanas tibias y olor a remedios, no cargaría, esta noche, con los cuerpos destrozados de sus compañeros, no agonizaría su alma entre pedidos de piedad, gritos de terror y lamentos. La fría lluvia no lo empaparía hasta los huesos, ni la muerte lo saludaría, con sus grandes ojos negros.

Se sentía seguro en la tienda de los médicos.

Recibió un duro golpe en la cabeza, por lo demás, le dijeron que podía considerarse entero. Aunque advirtió que en la tienda estaba solo… Dónde estaban sus compañeros? El Ignacio, el Pablo, el misionero. Amigos, esos de fierro, que se pusieron en su lugar, sin dudarlo un momento.
La lluvia golpeaba la tienda, donde Joaquín procuraba un silencio. Entre goteras de sangre, de sudor y de suero. Enfermeras que corrían atendiendo a los heridos.

Aún mareado por el golpe, se calzó, como pudo, las botas y salió corriendo, para enfrentar en la negra y tormentosa noche el campo donde la muerte recogió a sus compañeros.

-Te olvidaste de mí! Me dejaste vivo! En el barro, de rodillas, gritó mirando al cielo.
Detrás de él, la mueca de la muerte, implacable; cuando cosechaba en su huerto, nunca dejaba a alguien entero.

Joaquín… Solo gritaba su cuerpo vacío. Mutilada el alma por dentro.

Por: Shivani Rodríguez

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (0%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)