Estimados y curiosos lectores, en esta oportunidad vamos a interiorizarnos acerca de cuándo un alimento es adecuado para el consumo, cuándo es inocuo.

Para comenzar, veamos.. Qué se considera alimento? Según la definición del Código Alimentario Argentino, alimento es una sustancia o mezcla de sustancias naturales o elaboradas que, ingeridas por el hombre, aportan a su organismo la energía y nutrientes necesarios para el desarrollo de sus procesos biológicos. Analizando esta definición, creo que varios de nosotros podremos notar que no todo lo que comemos nos alimenta…por eso hay que conocer lo que se lleva a la mesa, a la boca, a nuestro ser..

Ahora, ¿qué es un alimento inocuo? Es aquél que no contiene contaminantes, adulterantes, toxinas o cualquier otra sustancia que sea nociva para la salud. Además de la inocuidad, se debe incluir en la calidad de un alimento el valor nutricional y las propiedades del mismo. El consumo o suministro de alimentos inocuos y de calidad es esencial para una adecuada nutrición.

Si continuamos explorando el CAA (Código Alimentario Argentino) vamos a encontrar que los alimentos tienen una clasificación. Encontraremos: genuino, alterado, contaminado, adulterado y hasta falsificado! Nuestras abuelas y bisabuelas quedarían mudas ante estos “avances” del conocimiento y tecnología, no es así?? En los últimos 50 años ha cambiado tanto la alimentación que si alguno de nuestros bisabuelos entrara hoy a un supermercado no llevaría absolutamente nada…porque no lo vería como alimento! Pero esta discusión la dejo para otra oportunidad.

Existen dos vías por las cuáles un alimento puede enfermarnos.

La primera es por infección, en la cual el alimento es un transporte ocasional de virus, bacterias o parásitos. La segunda es por intoxicación, en donde las toxinas se encuentran de forma natural en el alimento, producidas por microorganimos o agregadas de forma artificial.

Esta segunda forma es la más habitual. A las intoxicaciones e infecciones alimentarias se las conoce como Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA). Un tercio de las ETA se origina en el consumo dentro del hogar. Los grupos más vulnerables son los ancianos, niños menores de 5 años y personas con el sistema inmune debilitado.

Los síntomas pueden aparecer desde los 30 minutos hasta dos semanas después, como sucede cuando una persona ha ingerido bacterias como Salmonella o EscherichiaColi. Veamos cuáles son:
-dolor de estómago y cabeza
-diarrea
-náuseas
-escalofríos
-fiebre

Precauciones y prácticas sanitarias para evitar las ETA:

  • Usar agua potable: elegir alimentos frescos, sanos y lavar bien frutas y verduras (especialmente si se comen crudas). No consumir un alimento luego de la fecha de vencimiento.
  • Mantener manos, utensilios y superficies de cocinas limpias; libres de roedores, insectos y otros animales.
  • Cocinar completamente los alimentos, especialmente carnes, pollos, huevos y mariscos (son los alimentos más propicios a transmitir enfermedades, al igual que las cremas a base de manteca y salsas). Al recalentar, caliente completamente la comida.
  • No dejar a temperatura ambiente una comida más de dos horas. Mantener la cadena de frío y no descongelar los alimentos a temperatura ambiente.
  • Separar los alimentos crudos de cocidos, usar distintos utensilios como tablas o cuchillos para prepararlos.

Qué hacer con las sobras:

  • Para enfriar los alimentos calientes antes de refrigerarlos, se puede dejar correr agua fría por encima o alrededor de la olla o dejarlos a la intemperie durante media hora.
  • El sobrante de carnes, verduras y otras preparaciones deben guardarse en envases herméticos en la heladera por un máximo de 48 hs. Si se consumirán en más tiempo, conservar en freezer.
  • Si el recipiente es poco profundo, la refrigeración será más rápida y por ende más segura.
  • Es muy probable que el aspecto, olor y sabor de un alimento nos resulte normal aún, siendo portador de toxinas o bacterias.
  • Disfrutemos de este ritual ancestral que es la cocina, reunirse en la mesa, el disfrutar y alimentar nuestro cuerpo y alma, pero hagámoslo de forma segura y responsable.

Hasta la próxima!


 

Elena Boggio
Licenciada en Nutrición MPRN 6566
Contacto: [email protected]

 

Comentarios
¿Qué opinas de esta publicación?
  • Impresionante (1)
  • Interesante (1)
  • Útil (1)
  • Aburrido (0)
  • No me gusta (0)