La culpa, como el resto de los sentimientos, cumple una función adaptativa y nos sirve para identificar aquello que podría haber dicho/hecho para activarlo y permitirnos modificarlo a tiempo. Pero la culpa que se manifiesta con intensidad, con frecuencia y que afecta a nuestra vida, es la culpa que desencadena emociones bajas y con cierto grado de negatividad y pesimismo.

La clave es la responsabilidad frente al sentimiento de culpa. Eso significa responsabilizarnos de nuestras acciones, aceptando nuestros límites y las circunstancias que no podamos controlar, aprendiendo de las experiencias y cambiando aquello que es conveniente, para nosotros y para quienes nos rodean. Es en definitiva, ser más flexibles y más adaptativos.

¿Cuáles son los caminos más sanos y efectivos para pasar de la culpa a la responsabilidad? Sustituir la culpa que nos genera angustia, nos bloquea y no facilita el cambio y la búsqueda de soluciones, por una conducta responsable, que facilita la acción, genera aprendizaje y está enfocada a la resolución.

CULPA
Pararme en el sentimiento de culpa me bloquea y paraliza, y me lleva a un estado de dolor y angustia.

RESPONSABILIDAD
Pararme en la responsabilidad, facilita la acción y concreción, y me conduce a la satisfacción y alivio.

El sentimiento de culpa nos limita y condiciona; genera emociones que nos mantienen en la inactividad y el bloqueo; dificulta avanzar hacia nuestras metas y aspiraciones; y perjudica nuestras relaciones sociales, laborales, afectivas y familiares.

Pero hay muy buenas noticias, la culpa es un mecanismo que depende de aspectos mentales sobre los que podemos actuar.

Podemos aprender y mejorar recursos y capacidades que definitivamente nos liberen de la culpa y en cambio nos hagan personas responsables.

Cada vez que el sentimiento de culpa aflore, reflexiona: ¿Me quedo en el dolor/angustia, o tomo las riendas de la situación y me hago responsable de aquello que está bajo mi dominio para transformarlo?

A veces, un simple cambio de mirada o de posición, puede cambiarlo todo. Siempre estamos eligiendo. Siempre sera tu decisión elegir con que postura prefieres quedarte.
¿En que momentos te has sentido culpable? ¿Qué emociones desencadenó eso? Te leemos.


MINI BIOGRAFIA
Sofi es Psicóloga Social ha dedicado su vida al Mundo Holístico y lleva formando más de 6500 Terapeutas en diferentes disciplinas, en Argentina, España y Latinoamérica. Fue Panelista en un programa televisivo y también trabajó en 2 emisoras radiales. Sus años de trayectoria le permitieron crear técnicas propias, cursos y capacitaciones vinculadas al Bienestar y a la Integración de Terapias, a través de su presidencia en la Fundación Gaia.

Actualmente es miembro activo del Consejo Latinoamericano de Hipnoterapeutas, formadora de Terapeutas y fundadora del Movimiento Humano Cuántico.
Es madre, esposa, ha recorrido más de 14 países y vive con un pie en Argentina y otro en España.
Podés saber más de ella en:
www.sofiaastudillo.com
www.humanocuantico.com
Facebook: Sofia Astudillo Terapeuta
Instagram: sofi.astudillo.oficial 

Comentarios
¿Qué opinas de esta publicación?
  • Interesante (1)
  • Impresionante (0)
  • Útil (0)
  • Aburrido (0)
  • No me gusta (0)