Todo en este mundo es energía, frecuencia y vibración, y no es una creencia supersticiosa; la ciencia y la física así lo demuestran. Pero ¿Cómo se vincula la energía con las emociones?

No es tan complejo de comprenderlo, si partimos del fundamento de que somos la suma de las partes, dándole forma a este Todo tan complejo y exquisito que es el Ser Humano. Somos materia, cuerpo, mente, espíritu. Somos además seres psicosociales, que nacemos, vivimos, nos desarrollamos y dependemos de un entorno de pares.

Todos tenemos una frecuencia vibratoria específica, que la suele determinar el cómo y de qué manera estamos atravesando un momento puntual de la vida. Ante ésos momentos puntuales que el individuo experimenta, tendrá una reacción determinada; ésa reacción es lo que conocemos Emoción. Una emoción es la percepción interna de los agentes externos que causan ésa vivencia o experiencia.

Vamos a descubrir que hay emociones que estimulan una frecuencia  vibratoria  bajísima

-como por ejemplo, la tristeza, la ira o el miedo- desencadenando estados energéticos, anímicos -y hasta físicos- muy bajos y densos. Y en contraste con ello, podremos observar como personas que están alegres o se sienten plenas, emitirán una frecuencia vibratoria elevada, provocando un efecto cascada en sus demás ámbitos personales de vida -y me animo a decir- incluso en su entorno más cercano, porque ¿han notado lo contagiosa que puede llegar a ser la alegría?.

Comprendernos como seres energéticos y emocionales, nos permitirá dar lugar a reacciones más amables y amorosas con nosotros mismos, creando así frecuencias energéticas elevadas –o en todo caso- menos reactivas y mas estables y equilibradas.

¿Cómo podemos regular ésas reacciones emocionales?

-Identificando por que ante “x” situación suelo reaccionar emocionalmente así. ¿Qué me genera? ¿Contribuye en algo mi reacción o empeora mi estado?

-Generando nuevos mapeos cerebrales (nuevas redes de pensamientos ante esa misma vivencia/estímulo).

-Practicando Mindfulness, meditación o incluso conectando de manera consciente con la respiración (hay estudios que afirman que un estado de respiración profunda constante provoca mayor oxigenación cerebral, mejor descanso, menos stress, etc).

Y  a ustedes ¿Qué situaciones los llevan a reaccionar emocionalmente fuerte? ¿Cómo perciben su energía en relación a esos estados emocionales?

¡Los leemos!

Por Sofi Astudillo


MINI BIOGRAFIA
Sofi es Psicóloga Social ha dedicado su vida al Mundo Holístico y lleva formando más de 6500 Terapeutas en diferentes disciplinas, en Argentina, España y Latinoamérica. Fue Panelista en un programa televisivo y también trabajó en 2 emisoras radiales. Sus años de trayectoria le permitieron crear técnicas propias, cursos y capacitaciones vinculadas al Bienestar y a la Integración de Terapias, a través de su presidencia en la Fundación Gaia.

Actualmente es miembro activo del Consejo Latinoamericano de Hipnoterapeutas, formadora de Terapeutas y fundadora del Movimiento Humano Cuántico.
Es madre, esposa, ha recorrido más de 14 países y vive con un pie en Argentina y otro en España.
Podés saber más de ella en:
www.sofiaastudillo.com
www.humanocuantico.com
Facebook: Sofia Astudillo Terapeuta
Instagram: sofi.astudillo.oficial 

Comentarios
¿Qué opinas de esta publicación?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Útil (0)
  • Aburrido (0)
  • No me gusta (0)