La musicoterapia no es otra cosa que el uso terapéutico de la música con el objeto de promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales, etc.

Se trata en definitiva, de mejorar la calidad de vida del individuo a través de la música.

La base científica de la musicoterapia, se basa en el efecto de las ondas sonoras sobre la materia física. Una música pausada disminuye la frecuencia respiratoria y cardiaca, reduce la presión arterial y la temperatura corporal e incluso aumenta la secreción de endorfinas, mejorando con ello nuestro estado de ánimo. Algo por otro lado vital para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune, pues una persona triste enferma con más facilidad que una persona alegre.

En realidad el uso de la música con poder curativo, no es algo nuevo. Ya en la prehistoria se utilizaba en ritos mágicos, religiosos y de curación. También en el Antiguo Egipto 1500 a. C. se utilizó para curar el cuerpo, calmar la mente y purificar el alma. Por otro lado, fue en la Antigua Grecia donde los filósofos Pitágoras, Platón y Aristóteles sentaros las bases de la actual musicoterapia con la teoría del Ethos, que consideraba que los elementos de la música como la melodía, la armonía, o el ritmo, ejercían unos efectos positivos sobre la parte fisiológica, emocional, espiritual y sobre la fuerza de voluntad del hombre.

El uso de la música con un fin terapéutico se remonta al año 1.500 a.C.

Beneficios de la musicoterapia
Son muchos los beneficios que tiene la aplicación de la musicoterapia, especialmente en personas mayores y niños.

En el caso de los primeros, la música les ayuda a nivel cognitivo a ejercitar la memoria y la capacidad de atención y concentración. Mientras que a nivel físico les ayuda a mantener la movilidad en las articulaciones, el tono muscular, disminuye los niveles de ansiedad, etc. A nivel emocional, la música en las personas mayores refuerza su autoestima e interacción social.

En el caso de los niños, la musicoterapia contribuye a reforzar el vínculo con sus padres así como ayudarles en su coordinación psicomotriz, capacidad de locución y expresión oral, refuerzo de la autoestima, fomento de la integración social, expresión de sus emociones así como al desarrollo de diferentes funciones del intelecto como pueda ser la creatividad, la memoria o la agilidad mental, entre otros.

Solo necesitas escuchar música durante 15 minutos para notar los enormes beneficios que tiene. (FUENTE: GRANCASA.ES)

Comentarios
¿Qué opinas de esta publicación?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Útil (0)
  • Aburrido (0)
  • No me gusta (0)