Se levanta el telón de la cuarta edición del Festival de Cine de El Gouna, en Egipto. Pese a la COVID-19, este joven festival ha decidido desplegar la alfombra roja y no ha querido renunciar a un desfile de estrellas y glamour.

«Es imposible estar con los directores para apoyar la misión del cine sin festivales de cine, en este momento, especialmente para el cine independiente», asegura Entishal Al Tamimi, director del Festival de Cine de El Gouna.

Siguiendo los pasos del Festival de Cine de Venecia, este año, en el Festival de El Gouna se ha implementado un estricto protocolo antipandemia.

«Creo que porque necesitas sobrevivir, eres humano y si tenemos que vivir en una situación así, tienes que saber cómo vivir con ella y cómo afrontarla», dice Yousra, actriz.

A diferencia de las anteriores ediciones, debido a las restricciones de viaje, pocas estrellas internacionales han podido viajar a Egipto.

Un rostro famoso que acaparó los flashes fue el actor francés Gérard Depardieu, quien recogió el premio a la trayectoria profesional en la ceremonia de apertura.

‘The Man Who Sold His Skin’ (‘El hombre que vendió su piel’), dirigida por el tunecino Kaouther Ben Hania, inauguró el festival. Cuenta la historia de un refugiado sirio, en el Líbano, que se convierte en un lienzo viviente tatuado a cambio de un viaje.

«Desde la perspectiva del personaje, él no es un refugiado, se le ha puesto esa etiqueta de refugiado y es algo a lo que tiene que enfrentarse y eso es parte del ingenio que Kaouther ha logrado en esta película», explica Yahya Mahayni, actor en ‘The Man Who Sold His Skin’.

Comentarios
¿Qué opinas de esta publicación?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Útil (0)
  • Aburrido (0)
  • No me gusta (0)