Héroe de celeste y blanco

Julio Olarticoechea, campeón mundial en México ’86 habló en exclusiva con Canal 10.

Julio (el “Vasco”) Olarticoechea es uno de esos “Héroes Nacionales” que nos regalaron con su propio esfuerzo, una alegría que muchos rubricaron hasta con lágrimas. Es uno de esos privilegiados futbolistas que si la cronología te hizo nacer después de su retiro como jugador, tus padres te contaban sus proezas.

Uno de los pocos que dejó contentos además, tanto a hinchas de Racing (el Club en el que debutó en primera), como a los de River, Boca, Argentinos Jrs., Mandiyú y jugó en el Nantes francés cuando no eran épocas de pases al exterior.

Salió Campeón del Fútbol Argentino con River, de la Supercopa Sudamericana con Racing, dirigió dos selecciones argentinas, conoció el “Menotismo” y al “Bilardismo” desde adentro participando de 3 mundiales, tiró paredes con Diego Maradona y es reconocido entre los hinchas por su entrega, humildad y polifuncionalidad dentro de la línea de cal.

Pero nada de eso se acerca a lo que todavía hoy lo enorgullece a él, y todos nosotros. En poco más de un mes, se cumplirán 34 años desde que Argentina salió Campeón Mundial de Fútbol por segunda vez en su historia. Y por ahora, la última vez que nuestro seleccionado levantó triunfal esa bella copa dorada.

Con 24 años, conformó el plantel argentino para el Mundial de España 1982. La historia cuenta que fueron para defender el título, que debutaba Maradona en mundiales y jugaba con Fillol, Passarella y Kempes para completar una ilusión de bi-campeonato. Pero nada salió como el joven lo imaginó. No jugó partidos en ese mundial y la Selección se fue derrotada con más infames historias de patadas a brasileros, que lauros para celebrar.

Pero el destino le tendría preparado lo mejor. Los más memoriosos, y los protagonistas mismos lo aceptan, recordarán lo mal que se hablaba del juego de aquella selección de Bilardo en la previa del viaje a México. La prensa en contra, problemas internos en el plantel y un mundial previo que no daban hándicap.

Pero algo cambió en el camino a tierra azteca. Nació la mística. Y cuando todos hablaban de “El Diego”, sin restarle méritos, un grupo de talentosos hombres estuvo ahí para respaldarlo con, ni más ni menos, que FÚTBOL. Entre ellos, “El Vasquito”. Uno de los mejores mediocampistas de la historia de nuestro país, con la clase suficiente como para ser lateral derecho, o hasta volante central si el técnico necesitaba cambiar piezas. El autor de la recodada “Nuca de Dios” en el mismísimo partido de “La mano de dios” y el mejor gol de la historia de los mundiales.

Aquella salvada con la nuca, luego del centro de Barnes en el partido contra Inglaterra, la recuerda hasta hoy, con una victoria con tanto significado dentro y fuera de la cancha. Y luego, el desahogo. La sufrida final frente a Alemania, la lesión del “Tata”, el empate teutón, y la corrida final de Burruchaga para desatar la alegría infinita.

En Italia 90 también fuimos ilusionados y con figuras. El equipo campeón se encontraría con historias épicas de definiciones por penales, un partido con Brasil no apto para cardíacos y eliminar a la local con un recordado himno argentino bajo una lluvia de silbidos italianos respondidos por Maradona. En aquel partido nuestro protagonista de esta nota, el Vasco Olarticoechea, vería una tarjeta amarilla que lo dejaría fuera de la final del mundial. Además de quedar en la misma situación el “Gringo” Giusti, Claudio Paul Caniggia y el “Checho” Batista, aquella final fue más recordada por el árbitro Codesal, que por el fútbol.


El “Vasco” de Saladillo, ese que estuvo en 3 mundiales con la celeste y blanca con el dato estadístico de que mientras él estuvo en cancha, Argentina nunca perdió un partido en un mundial, habló esta semana en exclusiva con Canal 10 para las #EntreviStories de Valeria Huwyler en nuestra cuenta de Instagram. Para los futboleros empedernidos, escuchar que uno de nuestros héroes siente aún la “Celeste y blanca pintada en el cuerpo”, es emocionante.

Mirá la entrevista completa en nuestra cuenta de instagram @canal10rn, donde nos cuenta qué siente por la camiseta Argentina, que recuerdos tiene del momento del pitazo final contra Alemania en el ’86, el Mundial de Italia 90.

Sus ganas de estar en esa final, y sus consejos para todos esos chicos que corren con una pelota en cada rincón de nuestro país y sueñan, como él de chico, en convertirse en héroe.

Por Iván Sánchez

Comentarios
¿Qué opinas de esta nota?
  • Me gusta (100%)
  • Interesante (0%)
  • Útil (0%)
  • Aburrido (0%)
  • No me gusta (0%)