IMAGEN: GENTILEZA

Estamos hace 40 días en casa, atravesando las vicisitudes que nos atraviesan en esta nueva forma de vida y recibiendo un sin fin de noticias y versiones sobre una situación que vivimos por primera vez todos los seres humanos que estamos vivos, si todos y todas.

Esto puede traernos procesos de ansiedad, frustración, sensación de inestabilidad, vacío
y por lo tanto nos genera nervios y ansiedad. Nuestra vida se ha visto totalmente modificada y nos vemos obligados a reorganizar todo. Tareas del hogar, la escuela en
casa. Hoy no sabemos que va a pasar mañana cuando antes sabíamos que a las 6.30 sonaría el despertador para iniciar las actividades, escuelas, trabajo, cursos, universidad o lo que sea que tuviéramos en agenda.

Son cosas que escapan a nuestro control y nos desestabiliza, incluso puede desesperarnos y vernos atrapados en cuestiones poco realistas. Ante estas emociones
que se van actuando debemos ser conscientes La incertidumbre es una reacción lógica que puede generar una oportunidad única sobre cómo atravesar este momento de la vida. Aquí entra en juego nuestra capacidad de adaptación o resiliencia, que refiere a la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada. Ser flexibles y aceptar la realidad es la clave.

Por lo tanto no debemos ocuparnos de aquello que no podemos controlar dado que es
ajeno sino mas bien busquemos el compromiso de hacer aquello que nos haga bien, de
cultivar nuestros tiempos, aprovechar para organizarnos, hacer aquello que nunca le
dimos tiempo pero que sabemos que nos dará felicidad.

¿Ya te has preguntado que te da felicidad?

Por Bárbara Sgró

Comentarios
¿Qué opinas de esta publicación?
  • Impresionante (0)
  • Interesante (0)
  • Útil (0)
  • Aburrido (0)
  • No me gusta (0)