El cibercomando estadounidense atacó la fuerza paramilitar de Irán

Las autoridades estadounidenses dicen que un ciberataque contra Irán que se lanzó en el mes de junio ha tenido impacto en la capacidad del ejército iraní, anulando la capacidad de atacar a los petroleros en el Golfo Pérsico, según un nuevo informe publicado en el New York Times.
Los iraníes todavía están recuperando sistemas, redes y datos. El ataque apuntó y eliminó una base de datos clave utilizada por las fuerzas paramilitares de Irán, conocidas como la Guardia Revolucionaria Islámica. El Estrecho de Ormuz es un punto de estrangulamiento estratégicamente clave que divide el Golfo del Mar de Omán. Casi la mitad del comercio mundial de petróleo pasa por el estrecho.

Originalmente Irán atacó y derribó con éxito un avión no tripulado estadounidense. En lugar de un ataque tradicional con un misil, un ataque cibernético se ve como «por debajo del umbral de guerra» y puede en teoría evitar la escalada que otros ataques pueden provocar. Esta es una de las tantas batallas cibernéticas en la región en donde se disputa el control del ciberespacio.

La industria energética generalmente está en la primera línea de estos conflictos, ya sea que los ataques se produzcan de forma convencional, como fue el caso cuando las minas submarinas golpearon a los petroleros en junio, o si son ataques cibernéticos como se informó ayer.
Los estadounidenses están más activos que nunca en el ciberespacio. A diferencia de la era Obama, la administración Trump ha decidido tomar la ofensiva.

Gabriel Zurdo – Especialista en delitos informáticos

Comentarios