Nuevas costumbres y freno al consumo como fuente de felicidad

«La felicidad no está en las pertenencias, está en las experiencias». Existe una interesante tendencia a llevar una vida mas liviana en donde las modas y los grandes consumos no son la prioridad de las personas. Hablamos de una vida minimalista, no basada en los objetos y en las posesiones. Tener espacio físico y mental es mejor que tener cosas.

Muchas de estas personas se preguntan dondereside la felicidad realmente: en los otros, en las cosas, en el éxito económico o social; no, para ellos la felicidad en el significado que les damos a las experiencias que vivimos y a los afectos que nos rodean
Desde este punto de vista la felicidad cotidiana proviene de nosotros y se refleja en el mundo, es una interdependencia entre nuestra mente y nuestro entorno.

Fumio Sasaki dice en The Guardian que decidió deshacerse de la mayoría de sus cosas y empezar una vida minimalista… y eso ha hecho toda la diferencia.

«Vivir con sólo lo esencial no sólo me ha brindado beneficios superficiales, como el placer de una habitación limpia o simplificar la limpieza, sino que también me ha llevado a un giro más fundamental. Me ha dado la oportunidad de pensar lo que realmente significa ser feliz.»

Periodista: Bárbara Sgró

Comentarios