El nuevo resonador de Viedma, ya permitió ahorrar más de $3.300.000

A dos meses de la instalación del nuevo resonador magnético en el Servicio de Diagnóstico por Imagen del hospital Artémides Zatti, se realizaron 331 estudios. Esto significó un ahorro de más de $3.300.000 en derivaciones y pasajes a pacientes.

Todos estos estudios, sólo por no derivar pacientes a otros centros de salud privados o públicos, permitieron que la Provincia economice una suma cercana a los $2.355.396. En tanto, en concepto de pasajes por traslado a Cipolletti o General Roca, se generó un ahorro de $999.620.

Al respecto, el director del Hospital, José Luis Rovasio, destacó la importancia de poder contar con un equipo de este tipo en un hospital público. Explicó que “en un año y medio o dos, el resonador se va a pagar solo” con el ahorro que significa no tener que derivar pacientes a otras ciudades.
Rovasio aseguró que el ahorro supera lo económico y resaltó que “la rapidez del estudio, la calidad con que hace y llega el informe y la posibilidad de evitarle al paciente todas esas molestias no tienen precio”.

Cabe remarcar que con la instalación del resonador, el Hospital resolvió casi en su totalidad las solicitudes de estudios por RM generadas por pacientes internados, de guardia, de consultorio, periféricos y derivados de otras localidades cercanas.

En este sentido, Rovasio, aseguró que se está realizando el 80% de toda la demanda de resonancia que se puede hacer con este equipo. “Estamos derivando solo algunos casos especiales, pero son los mínimos”, concluyó.

¿Qué estudios se realizan con esta tecnología?
La resonancia es un medio de diagnóstico por imágenes sin irradiación. No afecta a la salud. Los estudios se utilizan para estudiar órganos y estructuras de partes blandas para diagnosticar una variedad de afecciones desde ruptura de ligamentos hasta tumores, son muy útiles para examinar el cerebro y la médula espinal. La duración del procedimiento suele durar unos 30 minutos.

Comentarios