Las «Casitas de Plata», un ejemplo de solidaridad en Bariloche

Reciclar tetrabrik, ayudar a mejorar las condiciones de vida de muchas familias de bajos recursos y generar un emprendimiento productivo, forman parte de un proyecto que lleva adelante la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la UNCo y el grupo EDESA (Energía, Desarrollo Sustentable, Alimentación). Fabrican placas que sirven para revestir casas precarias.

La idea está en marcha en Bariloche, hace poco más de un año. Comenzó a tomar trascendencia a partir del pedido que hizo la Facultad con asiento en Villa Regina, solicitando el depósito de envases de cajas de leche, salsas, jugos y vino en un contenedor en las puertas de la casa de estudios.

El programa Emprender, brinda un taller de oficios donde mujeres de la ciudad cordillerana aprenden la técnica del reciclado de tetra pack y hoy llevan adelante la colocación de las placas en aquellas viviendas que lo requieren.

El taller permite adquirir la técnica de construcción de placas de tetrapack, que luego son colocadas en las paredes de las casas. Se prioriza las viviendas habitadas por madres solas, aquellas que registran filtraciones por la lluvia o la nieve, personas desocupadas o familias sin acceso a red de gas.

Las placas sirven como aislamiento de casas en cuanto a filtraciones de lluvia y protección contra el frío. Se ha calculado que para aislar una habitación se requieren alrededor de 500 tejuelas de tetrabrik que abarcan tres paredes.

La instalación es simple y se adhieren a las paredes con una engranpadora. Se aconseja instalarlas en el sentido del viento, de arriba hacia abajo. De esta manera se impiden filtraciones.

La composición de los tetrabrik tiene cartón, polietileno y aluminio, por lo que posee destacadas características de aislación térmica y acústica, como también de resistencia a la humedad.

Comentarios